sábado, 1 de marzo de 2014

Hasta mi último suspiro

Elijo bailar al ritmo de la vida
hasta mi último suspiro
y no veo razón alguna
para cambiar este sentimiento
que me llena completamente.

Ilustración "dançando" by © Madalena Ghira

8 comentarios:

  1. Cuando corro por el bosque
    me siento Libre.
    Me guía el trinar de los pájaros,
    me acompaña mi Soledad.


    ResponderEliminar
  2. 63

    Tú me has traído amigos que no me conocían. Tú me has hecho sitio en casas que me eran extrañas. Tú me has acercado lo distante y me has hermanado con lo desconocido.
    Mi corazón se me inquieta si tengo que dejar mi albergue acostumbrado. Olvido que lo antiguo está en lo nuevo, que en lo nuevo vives también tú.
    En el nacimiento y en la muerte, en este mundo o en otro, en cualquier sitio donde tú me lleves, tú eres tú mismo, el único compañero de mi vida infinita, tú, que estás atando siempre mi corazón, con lazos de alegría, a lo ignorado.
    Pero cuando se te conoce, nadie es extranjero, ninguna puerta está cerrada. ¡Señor, concédeme esto que te pido: que yo no pierda nunca la felicidad de encontrar lo único en este juego de lo diverso!

    Rabindranath Tagore: “Gitanjali”


    ResponderEliminar
  3. Gracias por ser como eres,
    y dejarte compartir.

    ResponderEliminar
  4. RETORNO AL CAMPO

    I

    De niño, sin ambiciones mundanas,
    sentía un gran apego a las montañas.
    Más tarde, caí desgraciadamente
    en el lazo de este vanidoso mundo,
    que me ha retenido por tantos años.

    Los pájaros enjaulados añoran
    los nidos que tenían en el bosque.
    Los peces de los acuarios
    echan de menos el inmenso mar.
    Por fin he regresado a mi finca,
    y estoy aquí, como labrador,
    roturando los campos yermos del sur.

    Tengo poca tierra
    y unas cuantas chozas.
    Olmos y sauces dan sombra a mi casa,
    y veo peras y melocotones,
    que crecen enfrente de la ventana.
    A lo lejos se perciben
    ruidos y voces de un pueblo.
    De cerca veo tenues humos,
    que se elevan sobre las chimeneas.
    Un perro ladra al fondo de la calle,
    y un gallo canta sobre una morera.
    En mi casa todo es tranquilidad,
    alejado de tumultos y bullicios.
    He dejado para siempre jamás
    aquella vida enjaulada,
    y logré volver al YO de verdad.

    Tao Yuanming: “Obras de Tao Yuanming”



    ResponderEliminar
  5. asi es, nada mejor que vivir el presente para estar presente....hasta el último suspiro.

    ResponderEliminar