lunes, 1 de octubre de 2018

Salirse del camino

Salirse un rato del camino.
Sacarse las etiquetas,
liberarse de todo lo aprendido,
quitarle al ego del papel principal,
la necesidad de competir,
el apuro,
las ilusiones de ser aún más feliz,
más próspero.
El miedo a no poder,
las ansiedades por el futuro.
Quitarse del medio.
Cambiar, acumular por andar más ligero.
Desacelerar lo que se cree que está en proceso de iluminación.
Salirse del camino con absoluta certeza de que,
sin necesidad de tanta creencia,
de tanta experiencia,
de tanto intentar conseguir el siguiente paso,
se puede llegar al corazón.
El único lugar donde de verdad queremos llegar.

Ilustración "Time" by ©Ottohim

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La alegría